martes, 21 de febrero de 2012

Tal vez un día


Cuando me acerqué a ti,
estabas sola, sentada,
me regalaste una mirada,
una sonrisa y con eso bastó
para saber que eras tú por quien
tanto tiempo espere.

Créeme que lo digo todo,
cuando digo un te quiero,
Que las luciérnagas bailan 
en la noche y tu bailas en mi corazón,
créeme cuando te digo que solo puedo vivir
en el presente, si me dices que estoy en tu futuro.

Tengo dos brazos con los 
cuales puedo cobijarte
y así sabrías que soy tu destino
Quiero ser quien te descubra,
Quiero recorrer las calles codo a codo,
Terminar sentados a la sombra de un árbol
Y cuando nos atrape la noche
que seas el faro que guíe mis pasos.



Autor: Frank Vargas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario